Trabajar como robots o realizar un aporte a la sociedad desde la creatividad

Hoy quería hacer una reflexión a los que trabajan en el mundo de la creatividad, a los que trabajan con relación a la interpretación, el ordenamiento y la presentación de mensajes visuales.

Para empezar, quiero resaltar el concepto de comunicar mediante la creatividad que para mí es coordinar una larga lista de factores humanos y técnicos, que implica evaluar, implementar y generar nuevos conocimientos, es decir usar la experiencia para guiar la toma de decisiones. Es planificar previamente para llegar a un logro perseguido, que incluyen tres elementos que son: un método (diseño); un objetivo (comunicación); y un medio (la visión).

Dentro de los medios de comunicación se encuentra la publicidad, que es una herramienta con impacto para generar conocimiento de un producto y posicionarlo en el mercado. A lo largo de los años la publicidad ha crecido bastante, al igual que las técnicas de las cuales se las pueden crear. Ahora observamos publicidad en las calles, en los buses, en los centros comerciales, etc. A su vez deriva de aprendizajes, ya que su función es de dar forma a los mensajes, destinados a fomentar una respuesta en el receptor.

Las personas cambian su modo de percibir y ver las cosas, con el transcurso de los años, es por eso que la publicidad debe encajar en ese pensamiento y estar en constante evolución para adecuarse a los cambios que surgen en la sociedad. La tecnología ha promovido este tipo de desarrollo ya que hoy en día gracias al Internet la publicidad está al alcance de todas las personas y a nivel mundial, por lo tanto, la mayoría de los creativos están trabajando en esta área.

Para los que estamos en el mundo de la publicidad es importante conocer la situación social en la que trabajamos, y tratar de contribuir para que haya un cambio de roles.  Hemos crecido en un mundo en el cual las técnicas publicitarias y sus medios se nos han presentado de manera insistente como el lugar más creativo, más eficiente y deseable donde desarrollar nuestros talentos.

En este tiempo de crisis ambientales, sociales y económicas sin precedentes, los creativos pueden elegir lo que su joven carrera será sobre: trabajar como robots o realizar un aporte a la sociedad. Menciono esto, porque generalmente a los que están empezando les cuesta mucho trabajar bajo presión, y es algo que desalienta bastante; por lo tanto provoca trabajos que son realizados como robots, que significa hacer absolutamente todo lo que pide el cliente; entonces dejamos el proyecto tal cual el cliente haya solicitado sin realizar ningún tipo de aporte.

Cada vez que llega un trabajo al creativo, le toca ser un intérprete que realiza mensajes para un determinado público, que han sido originados por otras personas. Dicha tarea no es fácil, pero hay muchas cosas que uno puede hacer para mejorar la situación o el entorno laboral para llevar a cabo los proyectos sin necesidad de perder el hilo creativo y no ser un robot. A continuación te doy algunos ejemplos de las diferencias entre un creativo y un robot:

El creativo ama lo que hace y un robot solo cumple con el trabajo

Un robot hace el trabajo automático con todo lo que quiere el cliente, olvidando los conceptos importantes para que el trabajo si tenga aporte suyo y no sea algo común.  Es importante que como creativo uno deje su “firma” en cada trabajo, es decir,  su aporte, su estilo,  ese toque especial que puede darle al proyecto.

Es importante mencionar que los mensajes que proveerá la pieza publicitaria, son de gran importancia porque deben incorporar una construcción con claridad, seguridad y viabilidad, tomando en cuenta una serie de responsabilidades, ya que se dirigen al público y tienen un papel importante en la función social.

En los momentos donde (se sienta con la mente en blanco), un buen creativo tiene que evaluar su trabajo y recordar que más se debe enfocarse en lograr buenos resultados al ser el portavoz de la marca del proyecto.

El creativo da un aporte a su cliente, un robot solo cumple órdenes

Esto es muy importante porque todos queremos tener una buena relación con los clientes, es más, si hay una buena comunicación los proyectos que se realizan son mucho mejores. A veces surgen muchas presiones por parte de los clientes y es el momento donde el creativo solo desea entregar el trabajo y desligarse de él, pero el detalle está en que mientras ponga menos esfuerzo en el trabajo, más cambios tendrá que hacer y su propuesta causará menos impacto.

Es importante hablar antes de empezar a trabajar sobre el precio, boceto, fecha de entrega y correcciones finales. En el precio se tiene que detallar lo que incluye el proyecto. El boceto es donde se mostrará la esencia del trabajo, es por esa razón que es muy importante. La fecha de entrega tiene que ser realista, el creativo debe contar con el tiempo que necesite para que el trabajo sea impecable tanto para el cliente, como para el mismo.

Pueden establecer una reunión para las correcciones finales, pero lo que no queremos es que se cambie todo el trabajo, uno debe aprender a defender lo que ha elaborado justificando al cliente cada detalle de color, tipografía, tamaños, etc. Hay que tener la mejor comunicación con el cliente, hablar del proyecto, de su empresa y también hacerle saber que confiar en ti y en tu trabajo  es una buena opción.

El creativo usa métodos de trabajo y un robot hace lo primero que se le viene a la mente

A veces las primeras ideas son buenas y resultan ser trabajos geniales, sin embargo lo aconsejable es seguir indagando antes de hacer lo primero que se te viene a la cabeza, es mejor estar seguro de un concepto para continuar con el trabajo o simplemente tener la primera idea y seguirla solo por “no perder el tiempo”.  Es importante ver trabajos de otros creativos, como también ver tutoriales para mejorar el trabajo y seguir aprendiendo para perfeccionar la parte técnica. Hay que leer sobre metodologías de trabajo e ir probando algunas hasta encontrar la apropiada al ritmo del creativo para que le ayude en los proyectos. Es más fácil guiarse por algunos pasos a seguir para lograr mejores resultados con el trabajo y realizar un proyecto de calidad.

El creativo distribuye bien su tiempo y al robot se le olvidan las cosas importantes

La distribución del tiempo es muy importante, seguramente habrán días en los que uno tiene mucho trabajo y otros muy poco, pero el saber distribuir el tiempo para darle la importancia necesaria a cada trabajo es de sumo valor. Cuando uno retiene mucha información en su cabeza a veces se le olvida detalles importantes  en cuanto a su trabajo, sobre todo cuando uno está cansado, y para distribuir bien el tiempo, es de utilidad tener una agenda y programar por días y horarios el trabajo para cumplir con una fecha de entrega, sin tener que estar frente al ordenador 24 horas. Es necesario elaborar un plan estratégico para cada proyecto, es decir, analizar cuanto tiempo tomará realizarlo, que recursos se necesita y poner horarios para el avance, si uno tiene una buena distribución de esto, le ayudará no solamente a cumplir con lo que debe, sino también a darse un tiempo para uno mismo y compartir momentos con amigos, familia y no dejar de lado las cosas importantes.

El creativo utiliza medios de inspiración, un robot trabaja como una máquina

Muchas veces cuando sentimos estrés no tenemos mucha fuerza o ganas para continuar con nuestro trabajo, y nos resulta  más difícil enfocarnos,  porque no hay un resultado exacto para crear y llevar a un feliz término el proyecto.  Más bien de lo que se trata es de innovar, es por esto que el trabajo tiende a ser más pesado, ahí es donde se produce el trabajar como robot, cuando no te mueves, no haces nada más que tratar de enfocarte, pero en realidad necesitas parar en algún momento.

El hecho de que se levante de su silla, que camine, que vaya por un café, que respire aire fresco, para despejarse ayuda mucho, esto se comprueba cuando uno vuelve al ordenador y ve lo que hizo, entonces notará si realmente está produciendo un buen trabajo o necesita cambios, después de que se ha despejado la mente uno se convierte en autocrítico de su trabajo.

Hay otras cosas que uno puede hacer para sentirse mejor en su ambiente laboral, como personalizar su escritorio, poner las cosas que le gustan, quizá adornos, plantas, fotografías lo que realmente le inspire y le agrade. El ruido es otro factor importante, hay gente que prefiere trabajar en silencio, pero si uno disfruta de la música es importante que la tengas de compañía a la hora del trabajo, eso hará que la mente se despeje y uno pueda seguir el proyecto con una sonrisa.

Por lo tanto, los creativos tienen responsabilidades y compromisos con la sociedad, pues está en sus manos la responsabilidad de ayudar a crear y comunicar mensajes de forma ética y socialmente adecuada. Es importante que dejemos de lado ser robots que cumplen su trabajo y seamos quienes demos un aporte a las marcas, al mundo, que elaboremos un diseño de éxito que sean la expresión visual de la empresa que confía en nuestro trabajo y los valores de su imagen corporativa. Creemos proyectos ofreciendo una solución que va más allá de las expectativas del cliente; entonces recordemos el amor y la pasión por nuestra labor, presentemos trabajos de forma visual cuya solución no fuesen imaginadas por nadie y sobretodo mostremos trabajos que sirvan a la sociedad.

 

Ningún Comentario

Publicar un Comentario

Pin It on Pinterest